Temas

sábado, 21 de enero de 2017

Travesía Lefkada Barcelona. Planificación del Viaje

Estimados Amigos y compañeros de travesía,

Voy a usar este post como medio para ir añadiendo la información útil para planificar la travesía que vamos a hacer en próximas semanas desde Grecia a Barcelona.

Nuestro recién adquirido velerito está ahora mismo amarrado en Lefkada, en el extremo occidental de  Grecia, en el Jónico. Se trata de un flamante Jeanneau Sun Odyssey 44i, del 2010.

Aquí os dejo un par de fotos de catalogo de nuestro balandro, para ir abriendo boca ;)



Jeanne Sun Odyssey 44i, foto de catalogo


foto de interiores, de catalogo




Foto del de verdad, cuando le hicimos el survey (peritaje) en noviembre



El Plan a Grandes Rasgos

Queremos hacer la travesía en 3 tramos:


Lefkada - Messina , Messina - Bonifacio , Bonifacio Barcelona


La fecha objetivo que nos hemos marcado para empezar la travesía es el 23-Febrero (jueves). Son aprox 1000 millas, esperamos unos 10 días de navegación. La duración total del viaje dependerá de lo días que haya que esperar en puerto por mal tiempo. Tenemos ganas de que el barco ya este en su futura casa, pero lo más importante es la seguridad. Así que si por ejemplo en el Golfo de León hay Tramontana, tocara esperar a que amaine.

En cualquier caso la fecha de empezar aun no está clara y va a depender de dos factores: que tengamos alta de bandera nueva, o pasavante en su caso, y por supuesto que la meteo no sea desfavorable.

Comento rápido el tema de los papeles: Se está aún tramitando la baja de la bandera griega. Además la empresa que nos vende el barco (Sunsail) tiene que completar algunas reparaciones de defectos menores que hemos pactado. El vendedor ha estimado que para finales de enero debería estar todo listo. A partir de ahi podremos iniciar el tramite de alta de bandera española (- nos han dicho 2-3 semanas).

Vamos a patronear el barco Sergio y yo, y contamos con la inestimable ayuda de algunos amigos de Madrid y Barelona y otros navegantes que se han apuntado a través de la Taberna de la puerto.

Hemos decidido formar una tripulación de máximo 8 personas a bordo en cada tramo. El barco tiene despacho para 10 y 4 cabinas con salon convertible. Pero más de 8 iremos demasiado apretados para una travesía de invierno.

Todavía no está cerrada la lista definitiva de tripulantes, aunque ya hemos hablado con casi todo el mundo que se quiere apuntar, gracias gracias a todos !!!  (En cuanto este más claro os mandaremos la lista de navegantes en cada tramo.)


Plan detallado por Tramo


Primer Tramo: Lefkada – Messina

270 mn, a 5 nudos de media, 54 horas. (2 días y 6 horas)

Fecha objetivo: 23 febrero-26 febrero

Para llegar a Lefkada en invierno la forma más directa es volando a Atenas y desde ahí alquiler un coche para recorrer unos 400Km, unas 5 horas.



En principio el barco esta listo para zarpar, con todo revisado y el motor puesto a punto. Solo hay que hacer el check-inrevision de material y cargar la dingui (o puede que la carguen ellos).

Tema compra de víveres/ comida pendiente de ver.. o nos lo hacen en la Marina o lo hacemos nosotros por el camino el primer dia.

El plan horario es el siguiente: (aun en definición..)

1er dia (seguramente jueves):

Vuelo a Atenas llegando entre 14:00-16:00 según el origen. Alquiler de coche o furgoneta, llegamos a la Marina Lefkas, ya de noche sobre las 22:00.

Si es necesario carga de viveres.

Noche en puerto.

2ndo dia:

Revisión material del barco si es que no se hecho el dia antes. La idea es zarpar lo antes posible, al alba, o algo mas tarde (pendiente confirmar)

Días 2 y 3 en navegación.

Dia 4 (domingo) – llegamos a Messina a mediodía, dependerá de velocidad media efectiva y de hora de zarpar.

El vuelo directo a Madrid es a las 16:45 y el vuelo a Barcelona es a las 15:00 asi que el plan es muy justo. El lunes hay vuelos por la mañana pero no son directos.


Segundo Tramo: Messina - Bonifacio

350 millas, a 5 nudos son 70 horas (casi 3 días completos).

Fecha objetivo: 27 febrero-3 marzo

1er dia: vuelos a Catania llegan a mediodía en general (ver tablas mas abajo). Se podría zarpar antes de anochecer sobre las 18:00.

Dias 1, 2 y 3 en navegación.

Dia 4 se llega al destino sobre las 16:00.






Tercer Tramo: Bonifacio - Barcelona

310 millas, a 5 nudos son 62 horas (2 días y 14 horas)







Aspectos económico financieros

Nuestro planteamiento es el siguiente: Proponemos a nuestros amigos y cofrades de la taberna acompañarnos a esta aventura como favor. No buscamos patrones profesionales que cobren por ello ni tampoco buscamos clientes y ofrecemos esto como un servicio. Vamos a navegar con 8 personas porque hay bastantes marineros con muchas ganas y esperamos conocer gente y pasarlo en grande.

Sergio y yo, como armadores de la embarcación y por tanto interesados en transportar el barco pagamos el gasoil y los puertos. Los víveres se compran entre todos (se hace un bote o se dividen estos gastos de comida entre los que seamos en cada tramo). Cada tripulante se paga su billete de avión y desplazamiento hasta el lugar del barco.


Los vuelos directos

Aqui dejo una lista de vuelos directos como referencia para organizar el viaje. De todos modos es solo orientativa y cuando se sepan fechas exactas habra que mirar otra vez para cuadrarlo bien.


dias salida llegada
Madrid Atenas todos 10:50 15:25
Barcelona Atenas todos 10:45 14:35
Catania  Madrid domingo 16:45 19:40
Catania Barcelona domingo 15:00 17:00
Madrid Catania domingo 13:35 16:20
Madrid Catania jueves 8:00 10:00
Barcelona Catania martes, jueves, domingo 12:15 14:15
Cagliari Barcelona lunes, viernes 15:35 17:00
Cagliari Madrid no hay directos …
Barcelona Cagliari lunes 13:25 14:50



Algunos detalles del barco











sábado, 15 de agosto de 2015

Ruta por el Golfo Sarónico

(Agosto 2009)


Este año 2015, por motivos familiares no he podido organizar la semana de barco vacacional. En su lugar me he decido a narrar, en este post, la que sin duda considero, hasta la fecha, mi mejor aventura náutica: la que viví en las islas griegas del Golfo Sarónico en el verano del 2009!

Si si, ojo al dato, año 2009, es decir hace 6 años ya.. y bastante antes de empezar con este blog.. por tanto dos “disclaimers”:
  • Siendo uno de mis primeros viajes como patrón, con relativa poca experiencia, la cantidad de errores y por tanto aprendizaje y lecciones aprendidas se multiplica, considerando además la complejidad de las maniobras de atraque por estos lares. Muchos de mis apuntes de náutica, transcritos a este blog, son fruto de este viaje..

  • La información sobre las calas y los sitios que pueda recordar seguro que ya no es muy válida.


Poros, Grecia, Agosto 2009




La Planificación del Viaje

Antes de nada, destacar la relevancia de planificar bien en el viaje. Grecia comprende cientos de islas por las que se puede navegar y una variedad de destinos de charter, a saber, Jónico, Cícladas, Dodecaneso, Sarónico, Esporadas, y dentro de cada una, según el tiempo y las ganas de hacer millas se abre un abanico de posibilidades y rutas.

Cuando la gente habla de islas griegas, se vienen a la cabeza las de más turismo internacional, Santorini, Mikonos, Lesbos, etc. Pero justo estas son las islas Cícladas, en medio del canal del mar Egeo, y en verano NO se recomiendan para nada como destino en velero: la razón es que en los meses de julio y agosto sopla siempre el famoso y temido Meltemi, un fuerte viento del norte que sólo aparece estos dos meses. Por lo visto, a veces sopla un poquito, 30 nudos!.. y a veces sube algo más, a 50 nudos..

Conclusión, descartado navegar por las Cícladas en verano. Otro destinos entonces posibles son el mar Jónico (, al parecer demasiado tranquilo y sin viento), el Dodecaneso, en el lado turco, las Esporadas, y el Golfo Sarónico, entre Atenas y la península del Peleponeso.




Zonas de navegación en Grecia


Con la intención de visitar además Atenas durante unos días y por la facilidad de llegar al punto de origen, la opción del Golfo Sarónico parece ideal, así que elegimos este destino. Además, aunque no llega a soplar el Meltemi de lleno, sí parece que se notan sus efectos, por lo que el destino parece “divertido”, con el viento asegurado.

En el caso del golfo Sarónico además, aparte de visitar islas y pueblos bellísimos está el aliciente de la arqueología, con posibilidad de ver templos dóricos, anfiteatros, ruinas griegas etc.

Por supuesto en la vital preparación de la ruta (-Greek Water Pilot en mano-) entran en juego todos estos factores, islas que ver y dónde pernoctar, arqueología, vientos, etc. Parece que con sólo una semana de chárter, con base en Atenas no llegaremos mucho más lejos de la isla de Spetses:




La ruta por el Golfo Sarónico: Egina, Poros, Ermioni, Spetses, Hidra, Poros, Atenas




Por último en lo referente a la preparación, en este caso, leyendo sobre planes de chárter en las islas griegas, me di cuenta que todos mencionaban el temido atraque con ancla, también llamado a la “mediterránea”, en los pueblos griegos, donde es gratuito amarrar pero no hay muertos, por lo que hay que echar el ancla en puerto para amarrar la proa. Un poco de lectura y preparación sobre cómo realizar esta maniobra me vino muy bien. Podéis leer sobre esta técnica en detalle en mi post de mayo 2011.

Por cierto que me olvido de la tripu: compuesta por Miri, Noe, Ali, Rafa, Juanan. Todos novatos en los artes marineras, aunque los primeros cuatro de la lista ya habían compartido conmigo aventuras en algún chárter previo.




La tripulación al completo del Catrina, en la base ateniense de Alimos





Primer día - sábado: Vuelo a Atenas y salida rumbo Egina


Madrugón en Madrid. Por suerte tenemos un vuelo directo Madrid-Atenas y a mediodía llegamos a la Marina Alimos Kalamaki, al sur de la ciudad de Atenas, donde hemos alquilado el “Catrina”, un Sun Odyssey 36i nuevo, de 3 cabinas, ideal para 6 personas.

Tras la ardua tarea de hacer la mega-compra para el avituallamiento de toda la semana y el exhaustivo check-in del barco, a las 18:00, por fin, largamos amarras, rumbo a Egina, nuestra primera isla del golfo.

El plan es fondear en Agia Marina, en la cara noreste de la isla de Egina, ya que está a la mínima distancia de Atenas (12 millas) y encima está justo debajo del templo de Afaia, un templo dórico de obligada visita.

Vamos casi todo el trayecto a motor a toda máquina, 6,5 nudos, para llegar al fondeadero antes de que se haga noche cerrada. Por supuesto con la mayor izada. Los cabos del lazy están muy tensos y nos dificultan mucho la tarea de izar la mayor, y aunque perdemos algo de tiempo, finalmente amollando un poco estos cabos conseguimos deplegar la vela.

Justo antes del ocaso, llegamos a la pequeña bahía de Agia Marina, y echamos el ancla cerca de un pequeño muelle, donde pasamos nuestra primera noche.



Segundo día - Domingo: Visita al templo de Afaia y Poros



Amanecer en Agia Marina, isla de Egina


El plan de la mañana es visitar el templo, uno de los más famosos de Grecia, al parecer de importancia similar al Partenón de Atenas. 

Normalmente los turistas van hasta la capital de Egina, en la cara opuesta, donde hay autobuses de que atraviesan la isla para visitar el templo. Pero desde donde estamos fondeados nosotros solamente supone una caminata de un par de kilómetros, eso sí monte arriba.

Como nos vamos de excursión me da reparo dejar la dingui atracada en la costa, sin vigilancia. Además somos el único velero fondeado en la bonito cala. Así que tras hacer dos viajes para descargar a la tripu (.. la lanchita es un poco peque y no cabemos los 6), me vuelvo solo al barco, donde ato la dingui y me tiro al agua para alcanzar la costa a nado. (A la vuelta tocará la maniobra inversa claro..)



Maniobras con la dingui (en Agia Marina)



La excursión al templo merece mucho la pena, somos los primeros y los únicos visitantes, parece que los autobuses aparecerán un poco más tarde.





Excursión al templo de Afaia, Egina


Como hemos madrugado para la excursión del templo y así evitar el calor del mediodía, a las 12:00 ya estamos de vuelta en el barco, y listos para zarpar.


El destino planeado en origen es Hidra, saltándonos Poros que en principio lo dejaríamos para la ruta de regreso. Pero está soplando viento del norte algo fuerte (el Meltemi!), por la aleta, y con este rumbo y el mar de viento que se forma, la tripu se empieza a marear. Además he cometido el fallo de largar todo el trapo y pasamos un rato dando bandazos hasta que conseguimos poner un rizo para estabilizar la nave.

Así que para evitar más mareos, cambio de planes, nos vamos a Poros, mucho más cerca. 



Rumbo Sur, con el Meltemi soplando por la aleta


Nos aproximamos por la cara oriental de la isla. Pasada la hora de comer, antes de dirigirnos al pueblo, decidimos hacer una parada corta para bañarnos y pasar la tarde en una calita resguardada al sureste de la isla, previa al paso por el estrecho canal de Poros.




Bañito en una cala al Este del canal del Poros



En esta cala coincidimos con un velero de casco naranja muy chulo, con pabellón español. (Por cierto que nosotros hemos traído de casa una banderita española que llevamos izada a estribor… es mi primera salida a aguas extranjeras..)

El caso es que al saludar a la tripu del barco vecino aprovecho para preguntarles a voces por las posibilidades de atracar en el pueblo de Poros. La chica a la distancia me replica que si queremos “info” que subamos a bordo y así hablamos como seres civilizados.

Así que me tiro al agua y me acerco nadando. La chica se llama Silvia, muy amablemente resuelve todas mis dudas y me da consejos útiles sobre la zona en general. El barco una pasada, se nota que es particular, con mucho espacio para libros y vida a bordo. Me cuenta que ella y su marido, Johan, llevan un año navegando, recorriendo todo el Mediterráneo saliendo desde Valencia! Cuando me despido me da una tarjeta con la dirección de su blog. Se trata del Alea y podéis seguir sus aventuras (yo desde entonces lo hago) en http://viajesaleatorios.blogspot.com.es/

A última hora de la tarde, zarpamos rumbo al puerto de Poros. Tenemos que atravesar el estrechísimo canal de Poros, pero despacito y siguiendo al pie de la letra las instrucciones del derrotero, lo atravesamos sin problemas.


Arribada a Poros (desde el lado oriental del estrecho)


Buscamos una plaza libre donde atracar, con algo de nervios, por estrenarnos en la temida maniobra de atraque con ancla. 




Buscando "plaza libre" en Poros


Por suerte la maniobra sale bien: calculando sonda para ver a cuantas esloras debemos largar ancla, me pongo perpendicular al muelle (para evitar cruzar cadena con las de los barcos vecinos) y mando a Miri a proa a manejar el ancla. En esta maniobra, la habilidad del “marinero del ancla” y la coordinación con el patrón es crucial. Una vez que se tira el ancla hay que esperar a que toque fondo y entonces se da marcha atrás para clavarla bien y después mantenerla algo tensa para que no se vaya la proa. Hay que ir filando cadena acompasando con la marcha atrás. 

El pueblo de Poros es precioso, con las casitas cubriendo todo el monte. Nuestra primera cenita griega en el abarrotado puerto, deliciosa. Parece que esta isla es el lugar favorito del turismo local, nos encanta!



Rica cena griega en Poros



Lo único malo del sitio es que pasamos a noche bastante incómoda: dormir atracados en puerto, con los ferries pasando, el ruido de las amarras y el calor siempre tiene sus inconvenientes.



3er día Lunes: Rumbo Ermioni


Nos han recomendado visitar Ermioni, un bonito pueblo en la cara norte del golfo de Hidra, en la costa sur de la península del Peleponeso.



Rumbo al golfo de Hidra, con portantes



De camino, para comer, fondeamos a la entrada del canal de Hidra, en su lado norte, pegados a un islote con forma de rana.



Parada para comer en la isla de la "rana"



Al atardecer llegamos a Ermioni.



Atardecer en Ermioni


Intentamos entrar en el pequeño puerto rectangular, en busca de amarre, pero no hay sitio. Me veo además forzado a hacer una ajustada ciaboga para salir del pequeño espacio en el que me he metido, donde además sopla bastante viento…

Cuando se entra es un espacio estrecho hay que planear la salida del mismo.. me salva que nuestro velero es pequeño y manejable.

Finalmente echamos el ancla en un agradable fondeadero al norte del pueblo.



Supervisando la maniobra de fondeo...


Bajamos a cenar con la dingui, que por cierto a estas alturas del viaje está pinchadísima y apenas aguanta un trayecto sin quedarse hecha un churro, lo cual nos obliga a hacer todas las expediciones con el hinchador a bordo.

En Ermioni, para no perder el ritmo, nos damos de nuevo un festín a base de Gyros y ensalada de queso feta. (Desde luego, el plan de Grecia no es recomendable para el que quiera adelgazar..)

Pasamos esta vez una noche estupenda. Siempre lo digo, fondeados en cala se duerme mucho mejor, sin ruidos y sin calor, con el mar como un plato, virando suavemente alrededor del ancla.



Hinchando la dingui antes de cada trayecto


4º día - Martes: Spetses


Antes de salir, toca llenar los depósitos de agua. Dentro del puerto de Ermioni sigue sin haber sitio, pero en el muelle exterior sí hay un par de huecos donde se puede realizar un atraque con ancla. Esta vez la maniobra sale algo peor y tengo que hacer dos intentos hasta que consigo colocar el velero amarrado al muelle.

Tras repostar agua y hacer una pequeña comprita de reavituallamiento, zarpamos por fin rumbo a Spetses, nuestro “final de trayecto”. No iremos más lejos puesto que aún toca pasar por Hidra y volver a Atenas en los días que nos restan.



Aproximación a la capital de Spetses


La isla de Spetses está aborratada de veleros y solamente hay sitio fuera del puerto en una zona de rocas donde se puede, como no, atracar con ancla y donde ya hay una multitud de veleros.


Buscando atraque en Spetses


En este caso, como la popa habrá que amarrarla a las rocas, mando a "los chicos" con un cabo largo a las rocas para ir preparando la amarra (de barlovento) de popa. Por cierto que el as de guía que dejo listo en el extremo del cabo tiene que ser grande para abrazar una buena roca..


Fondeo con cabo de tierra a la entrada del pueblo



Al completar la maniobra y dejar nuestro velero bien paralelo a los otros, con las amarras y cadena bien tensas, el patrón de un velero que resulta estar atracado perpendicular a nosotros a cierta distancia en el codo opuesto de las rocas nos grita en inglés “tomorrow 7:00AM I am leaving”!!

Vaya, no me había dado cuenta, nuestra cadena, al igual que la de casi todos nuestros vecinos de este lado de las rocas, descansa encima de la cadena de los barcos que están en el lado perpendicular y que han llegado antes.. así que mañana nos tocará levar ancla cuando el vecino del lado opuesto quiera zarpar. Parece que son las reglas del juego..

Spetses es precioso, a diferencia de los pueblos previos en éste están prohibidos los coches y las motos, y solamente se puede ir en burro. Es un sitio mágico, y como en el resto de islas se cena fantásticamente bien.



5º día - Miércoles: Rumbo a Hidra


7:00 AM, efectivamente, el vecino patrón nos despierta a todos con ruido de bocina. Todos en pie, y maniobra de levar ancla, para que pueda zarpar el otro.



Amanecer en Spetses


Como ya estamos libre de amarres y aunque es prontísimo, aprovechamos y nos vamos ya rumbo a la isla de Hidra. El plan es navegar a la cara sur de la isla, a alguna de las calas que recomienda nuestro derrotero.





Sur de la isla de Hidra



Pero el fondeo en la cara sur donde pensamos pasar el día (y echar la siesta) no es bueno, estamos en una cala abierta y con mucho viento, así que pasamos muy poco rato. 



Cala Nicolaus, en el sur de Hidra



De camino a Hidra de pronto noto como el motor no engrana bien y da algún tirón. Es como si la hélice tuviera algún plástico o similar. El caso es que al rato todo vuelve a funcionar bien, y aunque pienso en mirarlo en puerto, la verdad es que después me olvido un poco del tema…


Sobre las 15:00 ya estamos entrando en el puerto de Hidra.




Arribada a la capital de Hidra




Ha sido buena idea llegar al puerto de Hidra pronto, porque es bastante pequeño y tiene fama de que en verano está hasta los topes. Además en la cara norte de la isla, dónde se ubica el puerto, aunque hay algunas calas, con el viento del norte que se espera que suba no parecen practicables.

De hecho, dentro del puerto nos toca echar en ancla en segunda fila, con los barcos perpendiculares al muelle. Los patrones de los otros barcos nos ayudan con las amarras de popa y los esprines. Algunos cabos van a las cornamusas de los vecinos, y por la popa, las amarras más largas al muelle. Todo un lío, que se complicará más aún con los barcos que llegarán durante el resto del día y se ponen en tercera e incluso cuarta fila..




El lío de barcos atracados en fila


Al lado nuestro hay una pareja de abuelillos ingleses, muy agiles para su edad, que por lo que nos cuentan viven a bordo todo el año, pasando gran parte del invierno en los puertos griegos. Ahora que es verano disfrutan de la visita a bordo de sus nietos.

El caso es que el abuelillo, muy amable, al verme algo novato, me da una lección de cómo lanzar cabos a distancia, y además me recomienda empalmar las amarras con ases de guía que son mucho más resistentes que cualquier otro nudo para unir cabos.

A lo largo de la tarde, parece que el viento sube cada vez más fuera del puerto y para evitar sorpresas nos recomiendan atar una nueva amarra desde nuestro barco al muelle. Vamos a tener que soportar el peso de los barcos que amarran en tercera y cuarta fila..

Al atardecer atravesamos el puerto con la dingui, sorteando los barcos. El sitio donde aparentemente todo el mundo deja las dinguis nos parece algo alejado y decidimos dejar la nuestro en un hueco que vemos entre dos barcos pesqueros, pegadito a la zona de los bares.

El pueblo de Hidra es precioso, tampoco aquí permiten vehículos motorizados. Tras una espectacular puesta de sol recorremos las románticas calles peatonales en busco del restaurante ideal donde celebrar el fin de fiesta.






Atardecer en Hidra


De camino al barco, con noche cerrada, nos encontramos que la dingui ha quedado encerrada entre los barcos pesqueros que han llegado después, bloqueando el paso. Eso nos pasa por ser los más listos del lugar.. Nos toca desmontar la fueraborda y entre todos, con bastante esfuerzo, sacar la lanchita del agua. Dando la nota y entre risas, la transportamos por tierra, hasta un hueco de agua con paso libre.



Dando la nota en el puerto de Hidra



6º Día: Jueves, rumbo Egina, vía Poros


Fuera del puerto hay mucho viento, el parte da fuerza 7 (30 nudos) y tenemos que atravesar el canal de Hidra, donde el Meltemi entra con dirección noreste, al hacer codo por la esquina de la península.

Nos planteamos permanecer en puerto pero tenemos que hacer bastantes millas y entrar en Atenas mañana. El mal rato va a ser solamente para cruzar el canal de Hidra dirección norte, y luego ya podremos avanzar al resguardo de la costa.

A la hora de zarpar, pedimos al velero que está delante nuestra, en tercera fila, que leve su ancla para poder salir nosotros, pero no quieren y nos proponen intentar salir con una amarra en su lado y una maniobra rara. Al final, por ser demasiado bueno, les hago caso y efectivamente liamos las anclas al levar la nuestra. Conseguimos separarlas con un nudo de boza que atamos bajando con la dingui, en fin todo un espectáculo y un lío.. Tendría que haber tenido más autoridad y ordenar al vecino que se quite, que para eso ha llegado más tarde!




Desenrredando anclas..




Atravesamos el canal de Hidra con fuerza 6-7, y rachas de 35 nudos. Toda la tripu sentada en la bañera, y yo con arnés y chaleco por si hay que subir a proa, con dos rizos en la mayor y todo el rato a motor.


Sin incidentes llegamos a Poros, atravesando nuevamente el canal del sur. La parada para comer es en la Cala Rusa, pasado el pueblo de Poros, un lugar precioso y amplio, donde más por deporte que por necesidad atracamos con un cabo a las rocas. (En realidad si se puede evitar es siempre más seguro y más fácil fondear sólo con ancla, pero eso lo digo ahora, en esos momento no lo tenía claro..)



La cala rusa



Después de comer, sin tiempo para la siesta zarpamos rumbo a Egina. La idea es pasar noche en el puerto de Egina (capital), próximos a nuestra arribada en Atenas al día siguiente.

Una vez pasada la isla de Poros, rumbo norte, y a motor, ya que el viento es de proa y queremos llegar a tiempo al pueblo, empiezan nuestros problemas.

Bruscamente perdemos arrancada, y vemos que el motor de pronto ya no engrana bien... ¿Nuevamente el problema de la hélice del día anterior (que no había vuelto a mirar)? Me da la sensación de que sí entra la marcha y funciona el ralentí .. y entonces ¿no funciona el acelerador ?

Estamos en medio del canal, a unas 7 millas de la isla de Egina y aún a 3 millas de Poros. Durante un rato navegamos con bordos de ceñida hacia el norte. Calculo que a este paso llegamos a Egina justo antes del anochecer, pero ya no a puerto, sino a alguna de las calas pequeñas de la cara sur.  Para este plan vamos muy justo de tiempo y no sabemos que cala es mejor, ni si llegaremos con luz, y encima tocará fondear a vela. Mucho estrés..

Juanan me convence que si tenemos problemas es mejor dar la vuelta, y así lo hacemos.

Buena decisión: además con el viento, ahora de popa, vamos dando divertidos bordos de largo y recorremos las 3 milla hasta Poros en menos de una hora, con tiempo de sobra antes de anochecer.

Al norte de la isla de Poros, en el paso entre Poros y el Peleponeso veo en el mapa una cala, que aunque es algo estrecha parece al resguardo del viento. Desde aquí podremos echar al ancla y llamar al chárter para que nos envíen un técnico a revisar el problema. Primera mala decisión: no conocemos la cala y solo disponemos de la vela para maniobrar (aunque pensaba que al ralentí si funciona..).

Al entrar a vela, vemos que hay sitio de sobra, pero en los extremos hay arrecifes, con lo que al final hay poco margen de error. Además el resguardo del viento y las olas es bastante relativo, ya que el viento “hace codo”.

En lugar de irnos a una cala más amplia y conocida (.. por ejemplo la cala rusa..) iniciamos la maniobra de fondeo a vela. Con el viento por la popa, giro de evolución 180 grados para aproarse y al perder arrancada vela dentro y largar ancla. Sale bastante regular (nunca lo había hecho antes), y estamos sin nada de motor, el ralentí tampoco funciona! Por suerte, conseguimos que el ancla agarre y parece que estamos salvados. Quedamos a una distancia prudente de las rocas.

Antes de llamar al chárter, por la costumbre de los días previos, la tripu sugiere poner un par de cabos a las rocas, para estar “más seguros”… Segunda decisión mala: me parece bien y allá vamos con la dingui y unas amarras larguísimas atravesando la cala hasta las peligrosas rocas.

Ajustando amarras, sin darnos cuenta, estamos forzando el ancla y cuando terminamos de colocarlas hemos garreado y nos hemos quedado a muy pocos metros de unas amenazadoras rocas, y a pocos centímetros de tocar fondo con el timón! Como siga garreando el ancla lo más mínimo… encallamos… el fondo por suerte es de arena..

Llamo a la compañía de chárter, dando nuestra ubicación GPS y el nombre de la cala que vemos en la carta. Acordamos que manden un técnico de inmediato, por suerte tienen un acuerdo de colaboración con otra cia de chárter con base en Poros. Nos dicen que menos mal que estamos en Poros y no en Egina, puesto que en ésta última al ser más pequeña no disponen de “servicio técnico”. (otra lección aprendida: con problemas, siempre ir al sitio donde vaya a haber un técnico!)

Mientras esperamos sugiero a la tripu que hagamos la cena, y que nos relajemos un poco, aunque hay partidarios de hacer las maletas y salir de allí pitando, porque ven las rocas demasiado cerca y realmente se ponen en el peor caso..

En este debate estamos cuando me llama el técnico de Poros para ver donde estamos. Al explicarle el sitio me confirma mi mala decisión. Esa cala está en sitio muy poco accesible y aunque va con la moto, tiene que descender el monte y tardará al menos una hora en llegar…(al menos hay cobertura de móvil..) Quedamos en que me avisará cuando llegue a la playa para que le busque con la dingui.

Una hora más tarde, cuando el técnico por fin sube a bordo ya es noche cerrada. (Me confirma la segunda mala decisión, no ha sido buena idea poner cabos a tierra..)

Nuestro salvador (el técnico) resulta ser MacGyver, un británico calvo y fibroso, clavadito a Michael Stipes (el cantante de R.E.M). Buceando - por suerte ha traído una linterna sumergible - comprueba que el problema está en la hélice. Al parecer se ha partido, inexplicablemente (siendo un barco nuevo), una pieza pequeña en el engranaje con el eje.

Lo va a intentar solucionar in situ pero tiene que desmontar la hélice. Me pide que buceemos juntos ya que necesita las dos manos para desmontarla mientras yo le ilumino con la linterna.

Por fin, logra desmontar le hélice.



Reparaciones en la noche



Con un trozo de metal que corta con un cuchillo de cocina y papel “albal”, “MacGyver” fabrica una pieza que logra enganchar en la hélice a modo de sustituto de la parte original rota! Una hora después ha vuelto a montar la hélice y voila, funciona!!

Se despide diciéndonos que no pasemos la noche en esta peligrosa cala, que mejor nos vayamos a la cala rusa y que al día siguiente pasemos por el pueblo de Poros donde va a revisar la reparación ya en taller para ver si es seguro que hagamos la travesía a Atenas.

Aliviados y algo disgustados por el mal rato que casi acaba en catástrofe, vamos a motor a la cercana cala rusa donde pasamos lo que nos queda de noche.




7º Día: viernes – Arribada en Atenas



A la mañana siguiente estamos temprano en el muelle de Poros, enfrente de la base de chárter y taller de nuestro amigo McGyver. Hemos avisado a nuestra cia de chárter de que, debido al incidente, vamos a llegar tarde a la marina de Alimos (Atenas).

Les parece bien, de hecho han avisado al propietario del barco y de alguna manera nos hacen saber que el problema que hemos tenido es debido a un tema de cavitación en la hélice por un defecto de fábrica que tiene justo ese modelo de barco nuevo, y que ya habían recibido una circular de Jeanneau al respecto (para avisar a los armadores)! En fin, que hasta podríamos denunciar a la cia de chárter por darnos un barco con este peligroso defecto..

Nuestro amigo “Michael” tarda bastante en atendernos puesto que tienen lío con la salida de chárter de los turistas que empiezan sus vacaciones ese día. Finalmente vuelve a revisar la reparación buceando y dando un par de martillazos más, pero sin sacar el barco del agua. Considera que es seguro zarpar, así que a mediodía nos despedimos de nuestro héroe y zarpamos por fin rumbo Atenas.

Son 27 millas náuticas y vamos todo el tiempo motor, sufriendo los pantocazos del mar que nos entra de proa. 


Puesto de sol en el camino a Atenas


Llegamos a puerto ya entrada la noche. Aun así , el atraque en la amplia marina Alimos Kalamaki es fácil.

El propietario del barco y el del chárter nos están esperando para hacer el check-out. También hay un buzo que se tira al agua para revisar el casco. Todo está bien.


Salvo un manchón de óxido en el sofá de salón que habíamos causado la noche previa por no tener cuidado con la caja de herramientas (y que ahora disimulamos con las toallas), y un pequeño espejo roto en el baño por dejar el bote de gel suelto…Creo que además hemos perdido una amarra por dejarla sin atar en cubierta en algún momento del viaje.

En cualquier caso no tienen narices de decirnos nada después del incidente acaecido..

Fin del viaje! Lo hemos pasado genial, y el aprendizaje entre maniobras de atraque nuevas y navegación con bastante viento ha sido increíble.

Muchas gracias a la tripulación del Catrina!!




Los marineros del golfo, con el Partenón de fondo (segunda parte del viaje)



Un abrazo y hasta siempre.



Kike, en Madrid, Agosto 2015.